24 de Agosto de 2019
Inicio
Signos del zodiaco
Personajes
Entre signos
Artículos
Horóscopo chino
Cartas astrales
Consulta astrológica
Feng shui
Powered by:
Horóscopo - Aries Horóscopo - Tauro Horóscopo - Géminis Horóscopo - Cáncer Horóscopo - Leo Horóscopo - Virgo Horóscopo - Libra Horóscopo - Escorpio Horóscopo - Sagitario Horóscopo - Capricornio Horóscopo - Acuario Horóscopo - Piscis
Inicio / Personajes / Nelson Mandela
Nelson Mandela
Cáncer

Nelson Mandela

Lugar de nac:
Umlala (Suráfrica)
Fecha de nac:
18/07/1918
  Horóscopo-Cáncer
Ver carta astral
más personajes por signo
 

Político

Mandela aseguraba haber recibido muy pocas cosas de su padre: la vida, su fuerte constitución física, su pertenencia a la familia real Tembu y un nombre que encierra, desde el origen, el significado de su trayectoria vital. Rolihlahla, que en una de las lenguas sudafricanas (el xhosa) significa coloquialmente "alborotador", "el que tira de la rama de un árbol". Y es que Nelson Rolihlahla Mandela tiró duramente de la rama del árbol del apartheid en Sudáfrica, hasta que logró troncharla y hacerla caer.

Nació en Umtata, en Transkei, el 18 de julio de 1918, con pleno derecho hereditario a ser jefe de la tribu xosa, derecho al que renunció para hacerse abogado en 1942. Junto a su amigo Oliver Tambo dirigió un despacho desde el cual, tras la victoria del Partido Nacional Sudafricano en 1948 y de su política de segregación racial, dieron protección legal a muchos negros que carecían de ella, entre otras razones por falta de medios económicos con que costearla.

Su militancia para derrocar el apartheid (fenómeno de discriminación política, económica y social contra los negros, que implantaron los colonizadores holandeses en Sudáfrica) fue clara desde el comienzo de su vida pública. También desde esos comienzos tuvo claro que el camino a seguir en esa lucha era el del pacifismo y, aunque en 1961 se convirtió en el líder del brazo armado del Congreso Nacional Africano y recurrió a campañas de sabotaje contra blancos, militares y miembros del gobierno de la recién proclamada República Sudafricana, los ataques se dirigieron siempre a instalaciones de relevancia económica o simbólica, nunca contra vidas humanas.

Por este tipo de actividades fue perseguido por el poder y tuvo que pasar varios meses de forma clandestina, huyendo de un posible arresto que finalmente se produjo el 5 de agosto de 1962. Sentenciado a cinco años de cárcel, fueron 27 los que pasó privado de libertad y en penosas condiciones en una celda en Robben Island.

En ese tiempo se convirtió en un símbolo contra la segregación racial y su lucha adquirió relevancia internacional. En un intento por acabar con el mito de Mandela, el gobierno le ofreció la libertad en 1984 a cambio de que se instalara en un bantustante que contaba con una independencia ficticia. Mandela rechazó el ofrecimiento y su aura fue creciendo.

Hubo que esperar hasta 1990 para verlo libre. El presidente de la república en ese momento, Fréderik de Klerk, lo sacó de la cárcel, terminó con su condición de preso nÂ? 46664 y abrió las vías para acabar con la segregación racial y para negociar el proceso de democratización del país. Convirtió a Mandela en su principal interlocutor y por todo ello compartió con él el Premio Nobel de la Paz en 1993.

Los diques se habían abierto en Sudáfrica. Las prohibiciones y limitaciones para que los negros accedieran a cualquier ámbito de poder en el país se habían desmoronado. Un año más tarde Nelson Mandela fue elegido el primer presidente negro de Sudáfrica por medios democráticos y sufragio universal. Permaneció en el cargo hasta 1999.

Su trayectoria emocional es apasionante. De sus tres matrimonios, el último de los cuales celebró el día que cumplía 80 años, tuvo seis hijos. Ntoko Mase, su primera esposa, le dio cuatro, de los cuales sólo vive uno. Su primogénito murió en 1969 en un accidente automovilístico. Otra hija murió en edad lactante y su hijo Makgatho Mandela perdió la vida a los 54 años, víctima del sida. La lucha de Nelson Mandela contra esta enfermedad también ha sido intensa, tanto que su fundación creó en 2003 la campaña "46664" para combatir la que ha sido considerada como auténtica epidemia en África.

De su segunda esposa, Winnie, se separó por escándalos políticos en 1992. En los 38 años que duró el matrimonio tuvieron dos hijas: Zenani y Zindziswa. En muchas retinas permanece el recuerdo de Winnie, micrófono en mano en multitud de foros y encuentros, pidiendo la liberación de su marido y la derrota del apartheid.

Graca Machel, viuda del antiguo presidente de Mozambique Samora Machel, es su tercera esposa, la mujer que conquistó al Mandela octogenario.

Retirado de la vida pública desde 2004, ahora es mucho más fácil imaginar a este venerable anciano contemplando absorto cualquier puesta de sol y dedicado a su gran pasión: la música clásica de H?¤ndel y Chaikovski.

Su carta astral

Venus destaca en su carta astral al estar en conjunción al descendente, un punto clave que le dota tanto para la política como en sus dotes de seducción. Su Ascendente Sagitario le hace luchador por los ideales y la justicia. Le dota de una gran fe en si mismo y en un futuro mejor. Ya nació con esos talentos. Aunque la conjunción de su regente natal, Júpiter, con Plutón en la casa siete, y a su vez en cuadratura a Marte, habla de grandes enemigos y profundas transformaciones a través de las relaciones de pareja. Al mismo tiempo, esa conjunción le da carisma y poder personal. El Sol en casa ocho, y su regente, la Luna en el signo de Escorpio, están estrechamente vinculados, entre otras cosas, a su larga privación de libertad.