5 de Diciembre de 2019
Inicio
Signos del zodiaco
Personajes
Entre signos
Artículos
Horóscopo chino
Cartas astrales
Consulta astrológica
Feng shui
Powered by:
Horóscopo - Aries Horóscopo - Tauro Horóscopo - Géminis Horóscopo - Cáncer Horóscopo - Leo Horóscopo - Virgo Horóscopo - Libra Horóscopo - Escorpio Horóscopo - Sagitario Horóscopo - Capricornio Horóscopo - Acuario Horóscopo - Piscis
Inicio / Artículos / ARISTÓTELES
artículo
ARISTÓTELES
por por Vicente Cassanya
ARISTÓTELES
otros artículos
JOHANNES KEPLER
NICOLAS COPERNICO
TYCHO BRAHE
TALES DE MILETO
PLATÓN
ALBUMASAR
RAMÓN LLULL
EVANGELINE ADAMS
ABRAHAM ZACUTO

Hijo de Nicómaco, médico de la corte de Macedonia, nació en Estagira (hoy Stavrós, al norte de Grecia) el año 384 a.C. Después de quedarse huérfano, a la edad de 17 años fue enviado por su tutor, Próxeno de Atarneo, a estudiar en la Academia, en Atenas. Allí permaneció durante 20 años, hasta la muerte de su maestro Platón. Entonces emprendió un viaje de doce años, estableciendo nuevas academias en Assus y Mitilenia, en la isla de Delfos. En Assus se casó con Pythias, hija adoptiva o sobrina del Rey y al fallecer ésta, vuelve a contraer nupcias con Herpyllis, marchando a vivir a Pella, capital de Macedonia, donde se convertiría por tres años en el tutor del que llegaría a ser Alejandro Magno y que entonces tenía trece años de edad.
Regresó a Atenas el año 335 a.C., donde se entregó al trabajo científico y fundaría el Liceo en las proximidades de un templo dedicado a Apolo LiKaios. Esta institución rivalizó con la Academia, erigiéndose en el centro del saber durante los próximos doce años. Como Aristóteles tenía la costumbre de enseñar paseando, a sus alumnos se les conoce con el nombre de peripatéticos. A la muerte de Alejandro Magno, en el 323 a.C., surgen sentimientos contra todo lo macedónico en Atenas. Aristóteles es acusado de ateísmo y tiene que refugiarse en Chalcis, donde moriría el año siguiente, a los 62 años de edad.

Buenos principios

Las notas que usaba en el Liceo fueron ordenadas tres siglos más tarde por un editor, gracias a lo cual han llegado hasta nuestros días 47 obras de Aristóteles. Pero lo más curioso es que Al-Mamun (siglo IX), califa de Bagdad muy interesado por la Astrología, mandase traducir al árabe las obras de Aristóteles. De ahí se tradujeron al latín y así llegaron a occidente.
Fue Aristóteles quien introdujo la denominación de Etica para referirse a todo lo concerniente a los principios del bien y del mal. Según él, la virtud es el objeto de la Etica. En su obra Etica de Nicómaco, dedicada a su hijo, hizo la primera exposición de esta disciplina. La cuestión fundamental es la del "supremo bien, o sea un bien que se desea por sí mismo y por el cual, a la vez, se desea todos los demás bienes; todos coinciden en que este supremo bien es la felicidad".
Para Aristóteles, la felicidad consiste en vivir la vida conforme a la razón. Y señala a la virtud como un modo de pensar y de sentir que se sitúa en el punto medio entre el exceso y el defecto. Esa virtud puede llegar a conocerse por la razón. Quien la conoce, obra en consecuencia y es feliz.
Más tarde, estas ideas fueron seguidas por dos corrientes: I) Los Estoicos, para los cuáles la felicidad consiste en la "apatía", o sea, en una vida serena, libre de las pasiones que subyugan a los insensatos. II) Los Epicúreos, que entienden la felicidad como placer, es decir como diversión, entretenimiento y satisfacción sin impedimentos. Unos y otros reconocen a la razón como el medio de conseguir la felicidad.
Aristóteles revolucionó la filosofía y la ciencia de su tiempo al basarse en la experimentación y el método empírico. El doxa o la percepción, desestimada como forma de conocimiento por imprecisa, se erige en el punto de partida obligatorio para Aristóteles. Desarrolló su concepción hilemorfista, que comprende el concepto de casualidad: "no hay efecto sin causa" y "todo efecto debe ser proporcionado a su causa". Sobre estas premisas se acabaría construyendo toda la ciencia.
Y precisamente este es uno de los aspectos más interesantes para el debate epistemológico de la Astrología: ¿la relación que nos une a los planetas es de causa-efecto o es una cuestión de sincronicidad?